“¿A qué estás renunciando en esta Cuaresma?”

Durante años, esta pregunta definió para qué era la Cuaresma. Claro, en un nivel intelectual, podría haberse dicho que la Cuaresma existió para prepararnos espiritualmente para la Pascua. Pero a un nivel real, día a día, la Cuaresma estaba por dejar algo en mi durante cuarenta días.

Ese algo usualmente era chocolate. Todos los años, sin falta, la Cuaresma me atrapaba sin preparación, y yo hacía el mismo compromiso desganado de renunciar al chocolate (que definitivamente no se extendía a los grupos de alimentos completamente diferentes de helado de chocolate y / o chocolate con chispas) galletas).

Luego, cuando llegara el domingo de Pascua, me felicitaría mentalmente y lo celebraría devorando un huevo de chocolate del doble del tamaño de mi cabeza. Otra Cuaresma completada con éxito (en lo que a mí respecta)

No fue hasta mi último año de la escuela secundaria que mi perspectiva sobre la Cuaresma cambió drásticamente. Estaba asistiendo a Misa el Miércoles de Ceniza, alineada detrás de mis compañeros de clase para recibir las cenizas en nuestras frentes. Al llegar al frente de la fila, el sacerdote hizo cenizas la señal de la cruz en mi frente y dijo diez palabras que nunca he olvidado:

“Renuncia del pecado y sé fiel al Evangelio”.

Fui criado como católico, así que he estado escuchando estas palabras cada Miércoles de Ceniza desde antes incluso de recordar. Pero por alguna razón, en esa Misa, fue como si los estuviera escuchando por primera vez:

“Renuncia del pecado y sé fiel al Evangelio”.

Estas palabras no solo marcan el comienzo de la Cuaresma, sino que también revelan su propósito. La Cuaresma no se trata de renunciar al chocolate, ni a los helados, ni a las redes sociales. En el fondo, la Cuaresma consiste en alejarse del pecado y ser fiel al Evangelio.

Ahora, no sé si has intentado alejarte del pecado y ser fiel al evangelio, pero déjame decirte que no sucede instantáneamente. Nadie logra la santidad de la Madre-Teresa de la noche a la mañana. Es un viaje, ¡pero también lo es la Cuaresma!

La Cuaresma dura 40 días por este motivo. Hace eco de los 40 días que Jesús pasó en el desierto, ayunando y preparándose para su ministerio público (Lucas 4: 1-12). De manera similar, la Cuaresma está destinada a ser un tiempo de preparación para nosotros, donde crecemos en nuestra relación con Dios.

¿Cómo hacemos que la Cuaresma sea un tiempo de preparación? Bueno, para mí comenzó cuando decidí que en vez de renunciar a lo mismo todos los años, trataría de vivir mi Cuaresma con un propósito. Hay tres áreas en particular que la Iglesia enseña que debemos tratar de crecer en estos 40 días: oración, ayuno y limosna.

Oración

No es casualidad que la oración esté primero en esa lista. A menudo nos preocupamos por la parte de “ayuno” de la Cuaresma, que se centra en renunciar a algo, pero la Cuaresma es, antes que nada, nuestra relación con Dios.

En el libro de Oseas, Dios le dice a su pueblo: “Deseo amor firme y no sacrificio, el conocimiento de Dios en lugar de holocaustos”. Por encima de todo, Dios desea que lo amemos y lo conozcamos.

Al darse cuenta de esto, fue un gran punto de inflexión para mí. Después de mi momento de “alejarme del pecado y ser fiel al Evangelio”, decidí que en lugar de renunciar al chocolate para la Cuaresma, me comprometería a orar todos los días. Teníamos una capilla en mi escuela secundaria, por lo que todas las mañanas antes de que comenzaran las clases, yo iba a pasar 15 minutos en oración.

Una vez, cuando le preguntaron a la Madre Teresa cómo rezaba a Dios, ella dijo: “Lo miro y él me mira”. Ese fue mi modelo para estos 15 minutos de oración cada día. No se trataba de tener una profunda experiencia emocional o decir un cierto número de Avemarías, sino de pasar tiempo con Dios.

A veces era un compromiso difícil de cumplir. Pero después de 40 días de comenzar cada mañana con la oración, no quería parar. Incluso ahora, seis años después, el compromiso que asumí con la Cuaresma aún tiene un impacto en mi vida. Cada mañana, cuando me obligo a salir de la cama, una de las primeras cosas que hago es pasar tiempo en oración.

Ayuno

Ya en el año 200 DC, incluso antes de que la Cuaresma fuera llamada “Cuaresma”, la Iglesia primitiva renunciaría a las cosas, o “ayudaba”, en preparación para la Pascua. El ayuno siempre ha sido reconocido como una poderosa herramienta para ayudarnos a resistir la tentación.

Sin embargo, hay un par de formas en que podemos hacer ayunar mal durante la Cuaresma. La primera es que no tomamos el ayuno lo suficientemente en serio. Este soy yo con chocolate, renunciar al chocolate durante la Cuaresma era un inconveniente menor. No me desafió y ciertamente no me ayudó a crecer en mi fe.

La otra forma en que nos ayunamos mal es tomándoselo demasiado en serio. También he sido culpable de este. Un par de años después de hacer mi compromiso de orar durante 15 minutos todas las mañanas, decidí que era hora de subir las apuestas. Iba a renunciar a las duchas de agua caliente.

Los primeros días fueron bien. Cada mañana, me obligaba a sumergirme en la corriente de agua helada y salía sintiéndome sensiblemente más santo, como un ermitaño que había renunciado a la riqueza mundana y que solo se bañaba bajo cascadas heladas.

Solo había un problema: era todo sobre mí. Mi compromiso con los espectáculos en frío se convirtió rápidamente en mi sacrificio, mi fuerza de voluntad y lo santo que me hizo sentir. Logré perder completamente el punto de la Cuaresma: crecer en mi relación con Dios.

Cuando Jesús está ayunando en el desierto, el diablo lo tienta varias veces. En la última de estas tentaciones, el diablo lleva a Jesús a una montaña y le muestra todos los reinos del mundo (Mateo 4: 8-10). “Todo esto te daré”, dice el diablo, “si te postras y me adoras”. Sin embargo, Jesús responde: “Está escrito, ‘adorarás al Señor tu Dios y le servirás a Él”.

No hay nada de malo en renunciar al chocolate o a las duchas con agua caliente, pero esta es una pregunta que podría ayudarte a ayunar con más propósito esta Cuaresma:

  • ¿Hay algo en tu vida que te impide adorar a Dios y servirle solo a Él?
  • ¿Luchas con la codicia, siempre sintiendo que tienes que tener el último par de patadas o la última tecnología? Ayuna en hacer compras innecesarias.
  • ¿Chismes, andas diciendo cosas negativas sobre las personas a sus espaldas? Ayuna de hacer tales comentarios.

Usa el ayuno para liberarte de cualquier cosa que te retenga en tu relación con Dios.

Limosna

El último de los tres es dar a otros, o “dar limosna”. Si eres como yo, también podría ser el último de los tres en tu lista de prioridades. Rezo todos los días, trato de ayunar de diferentes maneras en cada cuaresma, pero la verdad es que no soy bueno para dar limosna. No soy bueno renunciando a mi dinero o a mi tiempo, especialmente cuando eso significa dar hasta que duela.

Sin embargo, Jesús deja en claro que la limosna es una parte central de lo que nos hace Sus seguidores. Cuando habla a sus disciplinas sobre alimentar a los hambrientos, dar la bienvenida al extraño, vestir a los desnudos y visitar a los solitarios, los deja con las palabras “tal como lo hiciste con uno de los más pequeños … me lo hiciste a mí” ( Mateo 25:40).

Demasiado a menudo, creo que el enfoque típicamente católico para dar es que cuando vemos que la canastilla de las colectas se acerca lentamente a nosotros en la Misa del domingo, nos metemos en los bolsillos y cualquier cambio suelto que saquemos, damos.

Si deseas acercarte a la limosna con un propósito este año, ten en cuenta lo que das. Podrías estar donando a una organización benéfica que tu sabes está haciendo un gran trabajo, trabajando como voluntario en una AC, o visitando a los ancianos en un asilo. Sea lo que sea, comprométete y cúmplelo.

Propósito

Una última cosa sobre la oración, el ayuno y la limosna: ¡no son exclusivos de la Cuaresma! El propósito de los compromisos que tu haces durante estos 40 días es no dejarlos caer en cuanto finaliza la Cuaresma. ¡Están destinados a ser una base sólida para vivir tu fe todos los días!

La Cuaresma es una oportunidad increíble para comenzar (o reiniciar) prácticas que te lleven más profundo en tus relaciones con Dios y con las personas que te rodean. No pierdas esa oportunidad. Vive tu Cuaresma con un propósito.

Por