Dos días llenos de actividades que deseamos los aproveches al máximo, por eso aquí te presentamos una pequeña guía de supervivencia y así, disfrutes de este encuentro con Dios. 

 

Video final del XXII Congreso Juvenil (2015) 

Acerca De

Este gran evento es organizado anualmente por el Movimiento de la Renovación,  desde hace apenas unos años, se lleva a cabo en La Casa de la Renovación. Con una asistencia promedio de 10,000 jóvenes provenientes no solo de las más de 70 parroquias de la ciudad, si no del El Paso, Chihuahua, Casas Grandes y otras poblaciones cercanas.

Cada año, cuenta con la participación de uno o varios predicadores, que vienen de Estados Unidos, México, Colombia, Chile, etc además de varias congregaciones religiosas, seminaristas, sacerdotes y por supuesto de nuestro Obispo.

 

Durante el congreso, se llevan a cabo varias actividades, entre ellas: Temas, Asambleas de Alabanza y Oración, Horas Santas y la Eucaristía.

 


Sobre los temas 

Si te es posible, lleva un pequeño cuaderno para anotar, ya que son varios temas y no querrás olvidar los detalles de cada uno, así como las frases y las citas bíblicas que te llamen la atención.

Intenta no usar tu teléfono ya que puede parecer que estás enviando un snapchat en lugar de estar escuchando el tema.

Pbro Jaime A. Pérez, nos acompañará este año también en el Congreso como predicador.

Los temas son compartidos generalmente por los predicadores invitados y son una oportunidad para ver que quiere hacer Dios en tu vida, dispón tu corazón para escuchar y meditar lo que se te comparte.

Recuerda practicar la escucha, evita distracciones y así aprovecharás al máximo cada tema. 

Sobre las alabanzas 

Si este es tu primer congreso, quizás te saques de onda con las alabanzas de un congreso, cada año, el ministerio de alabanza suele agregar nuevas a la lista pero ¡No te preocupes! El ministerio siempre las enseña y además a la entrada del congreso te darán el himnario con la letra de estas alabanzas.

Si deseas repasar las alabanzas que se tocan en un congreso, te compartimos un canal de SoundCloud donde podrás encontrar algunas bastantes.

Disfruta las alabanzas y todas aquellas oraciones que tienen preparadas para ti, no te sientas avergonzado de seguir el ritmo de las alabanzas, hay otros 9,999 que también la están haciendo, no tienes nada de que avergonzarte, al contrario, úntete a la alegría de alabar a Dios.  Lo mas importante es un corazón dispuesto para dejar que Dios actúe en tu vida.

La comida

¡Claro! no podríamos dejar pasar el tan esperado tiempo de comida.

Aunque puede parecer muy simple, si tu o tu grupo no se organizan bien para la hora de la comida, pueden terminar llegando tarde a la siguiente actividad o bien, no comer agusto y por supuesto no querrás molestarte por no haber disfrutado bien tus alimentos.

Organízate tu, o tu comunidad con tiempo y vean que desean comer, no se esperen a pensarlo una hora antes de la comida. En las afueras de la casa de la renovación son varios los puestos de comida que se instalan así como vendedores, algunos dan la oportunidad de comprar por adelantado un boleto canjeable por comida, así ahorrarás tiempo.

Si van a algún lugar cercano, solo tomen en cuenta su tiempo de recorrido de ida y vuelta para poder llegar a tiempo a la siguiente actividad.

Aprovecha el tiempo de comida

Si vas con un grupo, quédate con ellos, platiquen de los temas, repasen las alabanzas o aprovechen para unirse más con alguna dinámica.

Si buscas apoyo espiritual, la hora de comida puede ser un buen momento, solo acércate con una de las personas de blanco y ellas te ayudarán. 

Sobre las Horas Santas

La Hora Santa es un momento único de adoración a Jesús en la Eucaristía.

Si nunca has vivido una Hora Santa con un grupo de renovación, quizás te llamen tanto la atención los gestos, la música o el predicador que termines por enfocarte más en esto que el estar en oración.

Solo basta detenerse un momento para darse cuenta que todo esto está para ayudarte a entrar en oración, en adoración. Aprovéchalo, centra tu mirada en la Eucaristía o cierra tus ojos y escucha las palabras de la persona que guía la oración, si te sabes el canto, ¡cántalo! o medítalo desde tu corazón.

“Abre tu corazón” es una de las frases que seguramente escucharás y te preguntarás ¿que significa eso? El Papa Francisco Francisco mencionaba en uno de sus mensajes que abrir el corazón es ser hospitalarios, permitir que Dios habite en nuestra vida, que sea parte de ella, que no temamos a creer en El, no temer a ser tiernos, a amar y dejarnos ser amados, mostrarle nuestras miserias, problemas, dificultades y ponerlas en sus manos, confiando que El transformará todo cuanto le permitamos tocar de nuestra vida.

“Me ha dicho que hay personas que gritan o lloran mucho”

Muchas de las veces, en la Hora Santa se invita a las personas a que permitan a Dios sanar sus heridas que otros les han causado a través del tiempo y esto ocasiona cierto dolor en sus corazones, que terminan reflejando de forma exterior.  En 2016, periódico presencia hizo un especial sobre este tema que te compartimos aquí. 

No debes temer, Dios es un Dios de paz, de ternura, de amor y de perdón. Si escuchas a alguien llorar, ora por esa persona, Dios puede estar obrando en ella, y no te preocupes, habrá personas vestidas de blanco que están solo para apoyar a personas que vean que lo necesitan. Lo importante es que no permitas que nada te arrebate tu momento de oración. 

Yo no necesito orar 

Si por X o Y razón no tienes ánimos de hacer oración, algo muy bueno que puedes hacer es pedir por alguien más, solo silencia tu corazón y desde el fondo, pide por alguien que sientas que podría necesitarla, pídele al Espíritu Santo que te auxilie y pide por esa otra persona, verás que cuando empezamos a oramos por alguien más, sentimos cada vez más la necesidad de hacerlo. Poco a poco te verás envuelt@ en la oración y verás lo bueno que es hablar con el Dios que te ha creado.

La Eucaristía

Al final del Congreso, se llevará a cabo una Eucaristía, dando oportunidad a todos los que asistamos, de agradecer por lo vivido en el congreso. Presidida por el Obispo, escucha sus palabras, su invitación, pues si has vivido el congreso, seguramente te darán ánimos de continuar una vida de oración y de comunión con Dios.

 

Se Responsible 

Cuida las sillas, evita pararte en ellas, varias son prestadas de algunas parroquias.

No olvides recoger tu basura, deposítala en las bolsas negras que estarán en los postes, si no vez alguna pídele una a los servidores de bata roja.

Habrá sacerdotes confesando, sin embargo, por ser tantos jóvenes, muchas veces no alcanzan a confesarse. Si te es posible, confiésate antes de venir al Congreso.

¡Y no lo olvides!

  • Permítete disfrutar el congreso, sea el primero o el 10mo.
  • Si te es posible, ven en gracia (confesado) y así vivas mas plenamente la Eucaristía.
  • Pon a un lado los prejuicios, pues son los primeros que no te permitirán vivir plenamente lo que Dios tiene para ti.
  • Y si encuentras artículos perdidos, llévalos al escenario para quien los perdió los pueda volver a encontrar.
  • Pide a Dios, te permita a ti y a tu comunidad disfrutar plenamente de este encuentro.