Si te pregunto: “¿Cuántos amigos tienes?”, ¿Qué se te viene a la mente?

A caso es …

¿Cuántos “verdaderos” amigos?

¿Cuántos amigos de Facebook?

¿Cuántos amigos en toda mi vida?

La realidad es que son mucho más que cualquiera de esos números. En verdad, tienes más amigos de los que puedes contar. Los santos en el cielo son los mejores amigos que podrías pedir … y están para ti.

Lo que creemos

Para dejarlo bien claro, católicos y protestantes creen firmemente en el mandato de que debemos orar a Dios constantemente y sin reservas. Estamos de acuerdo en eso.

La Iglesia Católica no anima ni ha alentado a la gente a quitarle la atención a la oración con Jesús.

Cuando yo, Marcos, rezo a Cristo por ti, como tu amigo, se llama mediación secundaria. Estoy haciendo lo mismo que los santos hacen por mí cuando les pido que recen conmigo a Jesús … para unir sus oraciones a las mías, de camino a Cristo. Dado que están más cerca de Él que yo, en realidad tiene aún más sentido que oren por mí, que mis amigos terrenales oren por mí.

Déjame explicarte más …

Diferentes tipos de oración

Es importante explicar que hay diferentes tipos de oración. La oración a Dios incluye la adoración. La oración con María y los santos incluye honor, pero no adoración.

Mediación

Muchas personas están confundidas acerca de lo que realmente es la “mediación” y citan algo como 1 Timoteo 2: 5 – hablando sobre cómo Cristo es el único Mediador entre el hombre y Dios (con el cual la Iglesia Católica está de acuerdo, por cierto).

Pero la mediación en un sentido más general es cualquiera de nosotros orando por o entre nosotros. Esto es lo que San Pablo alienta en los cuatro versículos inmediatamente anteriores a ese versículo acerca de Cristo como el único mediador (1 Timoteo 2: 1-4).

Las oraciones en nuestro nombre a Cristo, ya sea por parte de los santos que viven en el Cielo, o de los amigos que viven en la tierra se llamarían una mediación secundaria.

San Pablo habla de esto a través de sus epístolas, como en Romanos 15: 30-32, Colosenses 1: 4, 9-10 y 2 Corintios 1:10 … (¿Quieres un par más? Prueba Romanos 10: 1, y 2 Timoteo 1 : 3).

¡Santos vivos!

Los santos en el cielo están vivos y están constantemente en oración. Están viviendo absolutamente en el Cielo, tal como tu y yo vivimos, pero en una medida aún más completa, porque están de vuelta en casa con Dios. Él es ‘el Dios de los vivos, no de los muertos’ (Marcos 12: 26-27).

Debido a que están mucho más cerca de Dios que nosotros (2 Corintios 3:18), como humanos pecadores caminando por la tierra, sus oraciones son más poderosas.

Los santos en el cielo están libres de todo pecado y están en total unión perfecta con Dios.

Y nosotros estamos unidos con nuestros hermanos y hermanas santos (1 Corintios 12: 21-27, Romanos 12: 5, Efesios 4: 4, Colosenses 3:15), ya que “la muerte no nos puede separar de Cristo” (Romanos 8: 35- 39).

Merecedores de honor

Como cristianos se supone que debemos honrar a aquellos que lo merecen (Romanos 12:10, 1 Pedro 2:17) ¡y los santos son absolutamente dignos de eso! Dar honor no es lo mismo que “adoración” que solo es apropiado para dar a Dios. Es menos una cuestión de orar a María y a los santos mientras ora con ellos a través de ellos, a Cristo.

Después de todo, la Madre de nuestro Señor profetizó que ‘todas las generaciones me llamarán bendita’ (Lucas 1:48). Ninguna otra fe en la tierra cumple esta profecía con el grado de fidelidad que tiene la Iglesia Católica. Honramos a María y a los santos no porque lo deseen, sino porque se lo merecen.

La obediencia es piadosa

Por último, se nos ordena que “honremos a padre y madre” (Éxodo 20:12). Al honrar a María … que nos fue dada como nuestra Madre espiritual (Juan 19: 26-27) … seguimos los pasos de Cristo y cumplimos el mandato de Dios.

María es la nueva Eva, perfectamente obediente y madre de todos los vivientes. Cristo lo prueba llamando a María “mujer” en Caná (Juan 2) y en la cruz (Juan 19). Esto no fue una señal de falta de respeto (ya que Jesús no tiene pecado … Hebreos 4:16) sino, más bien, para demostrar que María cumple la profecía en Génesis 3:15.

Mejores amigos para siempre

¿Ves cómo los santos realmente son tus amigos? Están orando más por tu salvación que cualquier alma en la tierra. Genial, ¿eh?

Si deseas aprender más acerca de la comunión de los santos y la “ociosidad” de la oración en el cielo, consulta Hebreos 12: 1, 12: 18-19 y 12: 22-24 y Apocalipsis 5: 8, 14 y luego Apocalipsis 6:10 y 8: 3-4.

Madre María, a través de tu humilde intercesión, nos llevas aún más cerca de tu Hijo, Jesucristo. ¡Que todos los santos y ángeles, recen por nosotros!

Por