Hoy en día ya son varias las parroquias que cuentan con una capilla de adoración ya sea con el Santísimo expuesto durante el día o las 24 horas. Siendo visitadas por varias personas el día, aquí unos tips de que hacer y no hacer en tu visita al Santísimo.

Recordemos primero y antes que nada que una capilla de adoración, es un espacio de encuentro con Dios. Ahí está Cristo, el Señor, Dios y hombre verdadero, mereciendo absolutamente nuestra adoración y suscitándola por la acción del Espíritu Santo. No está, pues, fundada la piedad eucarística en un puro sentimiento, sino precisamente en la fe.

Que hacer

Orar

Quizás suene un poco obvio, pero es necesario recalcar a que vamos, a un encuentro con Cristo en la Eucaristía.

 

Guardar silencio

Ya sea una capilla para 3 o 300 personas, sigue siendo una capilla de encuentro de varias personas con Jesús. Debemos cuidar el hablar con otras personas mientras estamos en la capilla y así darle oportunidad a todos de tener ese encuentro con Cristo.

Una Guía

Hace unas semanas, creamos una guía para principiantes en el Santísimo que seguramente complementará mucho esta publicación. Te la compartimos aquí.

 

Que no hacer

El celular y Dios

En una capilla de adoración, por lo general no estamos solos, hay otras personas que están buscando un momento de adoración en ese momento. Por ello, debemos evitar que nuestro celular sea un distractor tanto para nosotros como para los demás.

Al entrar, recuerda siempre poner tu celular en silencio.

Fotos

Si, sabemos que quieres compartir con todo Facebook, Instagram e incluso Snapchat esa capilla hermosa en la que está en Santísimo. Seguro parece buena idea, compartir en redes sociales que Cristo está presente en la Eucaristía, sin embargo debemos hacerlo con prudencia. Cuando estés a punto de tomar una foto pregúntate, ¿con que objetivo la estoy compartiendo? ¿busco que los demás vean que estoy en el Santísimo?

sE prudente, evita fotos que no solo te distraigan a ti y a los demás en la capilla, si no también que den una imagen de que solo estás en el Santísimo cumpliendo un deber o por que “se siente bonito”. Démosle todo el respeto y la reverencia que se merece Cristo en la Eucaristía.

Cantos y Música

Si nos damos una hojeada por los Salmos, encontraremos cientos de veces que el salmista nos invita siempre a cantar alabanzas a Dios, a tocar pandero, trompetas e instrumentos musicales para darle Gloria a Dios, para alabarle. Y existen lugares donde podemos hacerlo con todo volumen y a todo pulmón, como la misma Santa Misa, en donde se nos invita a cantar, a participar junto con el coro, con los cantos y alabanzas que se tocan durante la Eucaristía.

Las capillas de adoración, fueron creadas para ofrecer un espacio de oración para todos, para que quien guste a la hora que guste pueda ir. Habremos muchos (en especial jóvenes) que nos gusta mucho escuchar cantos mientras estamos en el Santísimo, y está muy bien, pues nos ayudan a tener un momento de oración. Sin embargo, habrá personas en la capilla que por estar nosotros tocando un canto, los distraigamos.

¿Qué hacer entonces? 

  1. Si vas por primera vez a una capilla que no es de tu parroquia, infórmate si el párroco o la comunidad ha pedido que la capilla sea exclusivamente de oración en silencio.
  2. Si llevas tu guitarra o solo quieres cantar, pregunta al encargado de la capilla o a las personas, si no hay problema que toques algunos cantos.
  3. Si llevas tu música en tu celular o mp3, lo mejor es llevar audífonos y así tu puedas escuchar los cantos y los demás orar en silencio.

Recuerda que es un espacio de común oración, debemos buscar primero que el otro tenga el espacio y ambiente adecuando para la oración antes que buscar hacer de la capilla nuestro recinto personal.

Esto no es una regla universal, son consejos que te damos de forma general pues se aplican a la mayoría de las capillas de adoración.

Dormir

Si vamos a una capilla de 24 horas a las 2 AM, probablemente nuestro cuerpo estará cansado y buscará algo de sueño. Si vas a ir a una hora en que comúnmente duermes, vete preparado, una botellita de agua, duerme antes de ir a la capilla, etc … O quizás vayamos en una hora en que simplemente estamos cansados y el mismo silencio de la capilla, nos invite a cerrar los ojos y poco a poco a quedarnos dormidos.

Evita todo lo que puedas, quedarte dormido, es mejor que descanses en tu casa y después vayas con energías a tener ese momento de oración en la capilla.

Cuando Jesús se retira a orar con sus discípulos al huerto de Getsemaní, y les pide que lo acompañen en la oración pues su hora de la pasión pronto llegaría. Sin embargo, dice el Evangelio de Lucas: “Volvió junto a sus discípulos y los encontró dormidos; entonces dijo a Pedro: ¿Ni siquiera habéis sido capaces de velar una hora conmigo?” Qué tristeza, que cuando Jesús necesitaba más de la oración de sus discípulos, ellos echaron a dormir. Evitemos caer nosotros en la misma situación.