Por Yariela Oseguera

El año pasado fui seleccionada para hacer un programa Disney CRP (Cultural Representative Program) en Orlando Florida por todo un año, al principio creía que eran sólo 6 meses pero cuando fui seleccionada en la entrevista me dijeron que sería 1 año! Estaba emocionada, algo asustada y nerviosa también ya que sería un año en el que no vería a mi familia a mi novio y no estaría yendo a servicios, a comunidad ni a curso, para esto era servidora en el grupo de Formación espiritual Domingos, realmente tenía miedo de que no pudiera ir a Misa o fuera a ser muy difícil asistir, ya que no tenía idea cómo serían las cosas allá.

Un templo en medio del reino

Misal de la basilica

Me puse a investigar y me di cuenta que cerca de el departamento donde iba a vivir había una Iglesia Católica lo suficientemente cerca como para llegar caminando su nombre “Mary Queen of the Universe Shrine”. En la semana que llegue justamente iba a caer la semana de miércoles de ceniza y aun no empezaba a trabajar en el parque ya que solo eran como introducciones y juntas informativas, y me alegró mucho saber que una compañera que venía de Monterrey también era católica, le comenté del templo que estaba cerca y las dos fuimos a Misa de Miércoles de ceniza, claro todo era diferente de lo que estaba acostumbrada a ver, las alabanza y los cantos eran más serios, no eran tan explosivos o tan suaves como a los que estaba acostumbrada, la Misa en inglés y yo diciendo todo en español ya que aun no lo sabía en inglés, algo muy bonito de este templo, es que tiende a recibir visitantes de muchos lugares así que tienen 10 misales por banca, 6 himnarios para que cantes a la par con el coro y laminillas en las cuales venían las oraciones en inglés.

Otra realidad

Estaba muy contenta de poder tener este lugar tan cerca de mi. Todo cambió una vez que empecé a trabajar, no iba a ser tan sencillo como lo esperaba y los horarios no se me acomodaban para poder ir a Misa ya que ese templo solo daba Misa 4 veces los domingos y para mi buena suerte nunca me tocaban mis días de descanso en Domingo. También, la mayoría de mis compañeros no eran muy creyentes entonces no recibía comentarios muy lindos al respecto, me tope con la realidad fuera de mi burbuja, fuera de mi comunidad, me tope con los “vas a la iglesia, que flojera!”, “y no te aburres de ir”, y claro el clásico “ah por eso no sales de fiesta o a tomar con nosotros”, etc… Incluso la chica con la que fui a Misa esa vez dejó de asistir.

Una gran sorpresa de Dios

Me quede sola, por mis horarios era casi imposible ir a Misa, trataba de orar o rezar un rosario en caso de que no pudiera, pero sentía que mi oración bajaba, hasta que un día un “guest” (así le dicen a los clientes en Disney) al que le gustó como lo atendí me obsequió un sobre que decía “thank you” (gracias), lo guarde y en mi tiempo de descanso lo abrí para encontrarme con una foto de su familia y una tarjetita con la cita bíblica Mateo 23:11 ” El más grande entre ustedes se hará el servidor de todos”. Fue un momento tan bello, sentí en mi corazón como un abrazo cálido que necesitaba en ese momento, sentí una alegría tan inmensa que me hizo sentir que Dios estaba conmigo más que nunca, ir a Misa empezó a ser más sencillo, mis horarios empezaban a ser más flexibles para ir a la iglesia.

Lejos de casa, pero cerca de Dios

Pasó el tiempo y tuve una noticia que rompió mi corazón, uno de mis tíos había fallecido y yo estando tan lejos, sin poder estar con mi familia y más que nada sería la segunda vez de un evento así al que me iba ser imposible ir, al dia siguiente fui a Misa, con lágrimas en los ojos escuche la Misa y de nuevo sentí una calidez y una paz reconfortante.

Los últimos meses que estuve allá me propuse ir a la primera Misa del día para después empezar con mis actividades, y empezar la semana llena de actitud y alegría, tuve la oportunidad de ir a Misa en Navidad y el 1ero de enero, fueron las MisaS más bellas de todo año que estuve aquí, y qué más hermosa forma de cerrar mi año, ya que la última Misa a la que fui allá en Orlando fue precisamente en Miércoles de ceniza. Fue hermoso sentí como aún estando tan lejos y sintiéndome a veces rara por estar en un lugar extraño o triste por algún evento no muy bueno sentí la presencia de Dios que estaba ahí cuidándome y guiándome en todo momento.

Vive tu fe a donde vayas

Si les da por irse de vacaciones a Disney World en Orlando les recomiendo al 100% ir a esa iglesia, ya que queda cerca de los parques y ademas tiene varios hoteles a los alrededores! O Si alguna vez llegan a irse de intercambio, busquen e infórmense acerca de los templos que queden cerca de ustedes, ya que puede que esté más cerca de ustedes de lo que creen, las “Diosidencias” si pasan y más seguido de lo que creemos, Dios nunca nos deja sólos.

En Orlando, Florida., La Basílica de María Reina del Universo con 35,000 católicos en domingo de pascua.