Saturday, 17 Aug 2019

Pensé que ellos eran «el que sí sería»

Después de haber tenido una relación en la escuela secundaria que creía que conducía al fracaso del matrimonio, me sentí confundido y molesto. Mis sentimientos y sueños para el futuro fueron aplastados cuando la relación se desmoronó. Es pesado y duele. Dejar una relación seria puede dejarte perdido, enojado, triste y confundido sobre lo que le deparará el futuro. Cuando una relación termina, no solo sufrimos con la pérdida de la otra persona, sino que a menudo lloramos los sueños y las posibilidades que acompañaron a esa persona. Después de una ruptura, puede ser difícil saber por dónde empezar a lidiar, curarse y cómo avanzar.

Hecho para el amor

Romper con alguien que pensabas que era «el que sí sería» puede hacer que te sientas engañado o engañada. ¿Por qué Dios te edificaría así y dejaría que te lo quitaran? Casi se puede sentir como si Dios hubiera movido todo en ti.

Ya sea que termine bien o no, sea tu decisión o no, Dios todavía te está llamando al verdadero amor. Este amor es ante todo en él. Dios todavía te está llamando a amarte a tí mismo. Esto no significa necesariamente que estés destinado a ser sacerdote o monja después de una ruptura, pero sí significa que Dios te está llamando más profundamente en la fe al confiar en que Él tiene un plan de amor para ti.

Romper con el supuesto «el que sí sería» puede ayudarnos a acercarnos más al Que Es Amor, Cristo. Si estamos llamados al matrimonio, Él está preparando el camino para tu futuro cónyuge. Puede ser algo aterrador que requiere mucha fe, pero Dios nos está llamando a confiar y seguir su plan de amor en nuestras vidas.

 

Afrontamiento y Curación

Entonces, ¿cómo te las arreglas y te curas después de una ruptura dura? Dentro de este dolor, los evangelios nos recuerdan que Cristo está con nosotros en nuestras heridas y desilusiones. Dios nos está llamando a sanar y a vivir una vida vibrante y plena. Dios también está utilizando nuestras heridas y decepciones para crecer y fortalecerse de las relaciones que no deben ser. Veamos formas saludables de responder y sanar desde el final de una relación con alguien que creías que era «el que sí sería».

Buenos amigos y comunidad

Los buenos amigos traen nuestras mentes a las cosas buenas, especialmente después de una ruptura. Tener una comunidad con buenos amigos que te escuchen, te consuelen e incluso te dirijan a otras cosas puede ser un gran regalo para reenfocarte y encontrar alegría en la vida. Después de una ruptura también puede ser un momento para tratar de encontrar un nuevo grupo de amigos también. Si la persona con la que estaba en una relación se relaciona con el mismo grupo de personas que lo hace, podría ser una excelente oportunidad para tratar de buscar una comunidad centrada en Cristo. Construir una comunidad centrada en Cristo y confiar en amigos con sus mismos valores puede ayudarlo a sobrellevar la situación, a sanar y quizás incluso a tener algo de alegría en el proceso. Los amigos y la comunidad nos recuerdan que no estamos definidos solo por nuestras relaciones románticas, sino que Dios nos ha hecho también para la comunidad y la amistad.

Responde, no reacciones

Probablemente todos hemos visto un «rebote» de algún tipo. Después de una ruptura puede haber mucha emoción o tal vez ninguna. Durante este período es esencial darse tiempo y no apresurarse a nada. Esto puede significar no precipitarse en otra relación inmediatamente después de terminar una, pero también podría significar no precipitarse en grandes elecciones o cambios en la vida. Date tiempo para pensar y procesar lo que está sucediendo en tu vida. Después de una ruptura es tentador mirar las cuentas de redes sociales de un ex o comenzar a publicar por su cuenta para pasar el tiempo. Cuando en las redes sociales pregunte: ¿Será esta publicación / búsqueda fructífera para mi curación? Este podría ser un momento para hablar con un terapeuta o director espiritual. Recuerde, después de una ruptura no hay necesidad de apresurarse o reaccionar. Reaccionar se basa en emociones crudas, pero responder es darse tiempo para procesar, reflexionar y tomar decisiones saludables. Escribir un diario sobre lo que está pasando en su cabeza es una manera útil y fructífera de responder y no solo reaccionar.

No construyas un santuario

A veces, después de una ruptura, las personas pueden hacer un momento para orar regularmente por su ex por preocupación, soledad o ambas cosas. Si bien no es malo orar por las personas que ya no están en tu vida, es importante que no mantengas a tu ex en oración tanto que no puedas dejarlo ir. Si Dios no te está llamando a esa relación, también estás siendo llamado a confiar a esa persona al cuidado de Dios. Él lo ama mucho más que tú o eres llamado a hacerlo. Confía en su cuidado.

Reconocete a ti mismo importante

La mayoría de las personas tienen problemas para estar a solas con sus pensamientos. Si bien no pensamos dos veces en escuchar en silencio a nuestros amigos y hablar sobre sus problemas, a veces nos resulta imposible pasar tiempo con nuestros propios pensamientos y sentimientos. Después de una ruptura hay muchas emociones y preguntas flotando alrededor. Es importante prestar atención a estos ya que escucharíamos a un buen amigo. Hacer un diario, nuevamente, puede ser una excelente manera de darle importancia a sus pensamientos y emociones y realmente entender lo que está sucediendo contigo. Encontrarte importante significa prestar atención al motivo por el que haces las cosas que haces, validar los sentimientos que tienes, tomarte el tiempo para procesarlos y, tal vez, considerar ver a un profesional para hablar sobre lo que está sucediendo.

Sé saludable y cuida de ti mismo!

A medida que ocurre una ruptura, las rutinas y los hábitos saludables pueden desaparecer debido al peso de un corazón roto. Para evitar girar en espiral, trata de ser lo más consciente posible de las formas en que te cuidas. El ejercicio, la alimentación saludable y un horario de sueño sólido pueden ser una fuente no solo de sentirse mejor, sino también de confianza y fortaleza. Después de la ruptura es un momento importante para evaluar sus límites no solo en el pasado, sino también en el presente. La vida saludable y los límites pueden implicar afirmar la necesidad de espacio con un ex o ciertas personas a su alrededor. Los límites saludables con usted también pueden implicar limitar cosas como el uso de las redes sociales, el contacto con su ex, y ser consciente de cómo está haciendo frente a la ruptura en general. Si una ruptura afecta su vida diaria y su bienestar, es importante buscar ayuda y ver a un terapeuta o psicólogo. Después de una ruptura es importante evaluar sus herramientas y hábitos de afrontamiento con estrés y dolor. ¡Dios pone a las personas y buenas herramientas de generación de hábitos en nuestras vidas para que podamos crecer y vivir la vida al máximo!

El plan

Romper con el «el que sí sería» puede ser desgarrador y bastante desgarrador. Realmente puede doler, pero también puede ser un momento para ver a Dios trabajando. Ante el dolor, Cristo está presente en el sufrimiento. Como el novio eterno que se hizo hombre para nosotros, Jesús comparte nuestro dolor y se preocupa por tu dolor. Dios se preocupa por tu corazón y tu anhelo de amor y está contigo en la confusión, las lágrimas y la ira. No tengas miedo de buscar a Dios en medio de la perdida de alguien que pensaste que podría ser el «el que sí sería». Busca a Jesús en medio del lío e invítalo a enfrentar la situación y a sanarte.

Por